10 cosas que se cree que son saludables pero ¿lo son?

Si tiene en su hogar alguno de estos objetos “saludables” o que parecieran ser inofensivos quizá deba reconsiderarlos.

1. Jabón Antibacterial

Lavar sus manos es la protección número uno que evita adquirir y difundir enfermedades infecciosas. Pero no necesita utilizar jabón antibacterial para lograrlo.

Estudios han demostrado que las personas que utilizan jabones y limpiadores antibacteriales desarrollan tos, moqueo nasal, dolor de garganta, fiebre, vómitos, diarrea y otros síntomas tan seguido como aquellas personas que utilizan jabones regulares.

Parte de esto se debe a que la mayoría de estos síntomas son causados por virus que el jabón antibacterial no puede eliminar. Pero incluso para los síntomas como vómitos y diarrea, que pueden ser causados por bacterias, utilizar jabones antibacteriales no le brinda ninguna ventaja sobre el jabón normal y el agua.

Así que, la conclusión lógica es que los jabones antibacteriales son completamente innecesarios para el propósito de eliminar las bacterias.

Un análisis sistemático publicado en 2007 en la revista Clinical Infectious Diseases confirmó que el jabón antibacterial que contiene triclosán no brindó ningún beneficio adicional en comparación con el jabón que no es antibacterial.

Sin embargo, el jabón antibacterial lo expondrá al triclosán, una sustancia química antibacterial que ha sido relacionada a preocupaciones acerca de la resistencia a los antibióticos y la interrupción endócrina.

Algunos estudios con animales mostraron que el triclosán ocasiona malformaciones óseas en los fetos de ratones y ratas, que podrían ser debido a sus efectos en las hormonas. También se ha encontrado que el triclosán causa actividad estrogénica en las células de cáncer de seno humano, la cual podría estimular el crecimiento y el desarrollo de las células cancerígenas.

2. Su Silla

A nivel molecular, su cuerpo fue diseñado para estar activo y en movimiento todo el día. Cuando deja de moverse durante periodos largos de tiempo, como al sentarse, es similar a decirle a su cuerpo que deje de funcionar y se prepare para morir.

Por ejemplo, las investigaciones publicadas en el Journal of the American College of Cardiology mostraron que las mujeres que se sientan durante 10 horas al día o más podrían tener un riesgo significativamente mayor de desarrollar enfermedades cardiacas, en comparación con aquellas que pasan sentadas cinco horas o menos.

Las investigaciones publicadas en Diabetología también encontraron que aquellas personas que se sientan durante largos periodos de tiempo son dos veces más propensas a la diabetes o a las enfermedades cardiacas, en comparación con las que pasaban menos tiempo sentadas. Estar sentado durante más de ocho horas diarias también ha sido relacionado a un riesgo 90 por ciento mayor de desarrollar diabetes tipo 2.

Por ejemplo, un estudio encontró que reducir el tiempo promedio que pasa sentado a menos de tres horas al día podría añadir dos años a su esperanza de vida.

La evidencia recaudada hasta ahora es sobrecogedora – 10,000 estudios y siguen aumentando – acerca de que estar sentado reduce su esperanza de vida y promueve docenas de enfermedades crónicas, incluso si hace ejercicio regularmente.

Creo que la respuesta es estar de pie todo el tiempo que sea posible (y tener como objetivo sentarse durante menos de tres horas al día).

Si tiene un trabajo de escritorio, es fundamental que tenga una estación de trabajo en la que pueda estar de pie para lograr este objetivo y también le recomiendo dar 10,000 pasos al día a través de una caminata diaria, además de hacer ejercicio regular de alta intensidad.

3. Pasta dental blanqueadora

Las pastas dentales blanqueadoras son más ásperas para poder eliminar las manchas de sus dientes, pero la sustancia abrasiva podría desgastar el esmalte o hacer que sus dientes y encías sean más sensibles. También manténgase alerta de las pastas de dientes antibacteriales, como Colgate Total, las cuales contienen triclosán.

Además, muchas marcas comerciales podrían estar cargadas con ingredientes tóxicos para pasta de dientes, como laruril sulfato de sodio (SLS), endulzantes artificiales, fluoruro, glicol propileno y microesferas. Estas últimas plantean un riesgo al medio ambiente y se ha descubierto que se quedan atrapadas en las encías de los pacientes.

Esto le da a los alimentos y a las bacterias una entrada a la línea de las encías, que podría causar gingivitis. Es posible hacer la propia pasta de dientes y evitar así muchos de los inconvenientes de las variedades comerciales. Aquí puede encontrar dos recetas para hacer pasta de dientes casera.

4. Hisopos de algodón

Sus orejas deberían tener una cantidad saludable de cera, ya que son una parte de su cuerpo que se limpia a sí misma. El exceso de cera debería salirse automáticamente de su canal auricular, ya que aquí las células migran de forma natural.

Los movimientos de la mandíbula también ayudan a eliminar la cera de los oídos (al hablar, masticar, etc.) y una vez que ha llegado a la parte exterior, simplemente se caerá o será eliminada cuando tome una ducha o un baño.

De acuerdo con la Academia Americana de Otorrinolaringología y la Fundación de Cirugía de Cabeza y Cuello (AAO-HNSF, por sus siglas en inglés), bajo circunstancias ideales, nunca debería limpiar los canales de sus oídos, especialmente con hisopos de algodón. Ellos afirman:

“Desafortunadamente, muchas personas creen erróneamente que se debe eliminar rutinariamente la cera de los oídos como higiene personal. Esto no es así. De hecho, intentar eliminar la cera con hisopos con punta de algodón, pasadores o con cualquier otro objeto podría ocasionar daños al oído, como trauma, impacción de la cera o incluso sordera temporal.

Estos objetos sólo empujan la cera más profundamente y pueden bloquear el canal auricular completamente”.

Bajo circunstancias normales, la cera sólo se produce en el tercio exterior del canal auricular. Uno de los riesgos principales de los hisopos de algodón es que pueden empujar la cera a la parte más profunda del canal, cerca del tímpano.

“Cuando un paciente tiene un bloqueo de cera contra el tímpano, a menudo se debe a que ha estado explorando su oído con objetos como aplicadores con punta de algodón, pasadores o con la esquina torcida de una servilleta. Estos objetos sólo empujan la cera más profundamente”.

Cuando se empuja la cera más profundamente en el oído, donde no debería estar, puede traer consigo hongos, bacterias y virus de la parte exterior de la oreja hacia el oído, lo que aumenta el riesgo de infección. También puede bloquear el canal auricular, lo que ocasiona la pérdida auditiva o incluso un tímpano rasgado.

También es un círculo vicioso, mientras más frote sus orejas con hisopos de algodón, liberará más histamina, la que ocasionará que su piel se irrite y se inflame. Esto, a su vez, puede ocasionar que desee insertar otra vez un hisopo de algodón, lo que causa más resequedad e irritación.

5. Humidificador

Durante los meses de invierno, la calefacción y las temperaturas bajas pueden ocasionar aire seco con poca humedad. Este aire seco puede causar piel seca, garganta y senos nasales irritados, y comezón en los párpados. Con el tiempo, la exposición a la baja humedad puede secar e inflamar la membrana mucosa que recubre el tracto respiratorio. Cuando esta barrera natural deja de funcionar adecuadamente, aumenta el riesgo de padecer resfriados, gripes y otras infecciones.

Podría sentirse tentado a añadir humedad al aire de su hogar con un humidificador y ésta sería una solución razonable, siempre y cuando no resulte contraproducente. Debe tener mucho cuidado al asegurarse de que los niveles de humedad no son demasiado altos, ya que la humedad alta ocasionará que crezca moho, el cual puede devastar su salud.

Además, el ambiente húmedo y cálido de un humidificador es un terreno fértil para las bacterias y hongos que viajan fuera del aparato a través de un “vapor tóxico” que usted respira luego.

Las investigaciones muestran que respirar el vapor sucio de los humidificadores puede ocasionar problemas de los pulmones, como infecciones, y el uso del humidificador está relacionado con un mayor riesgo infantil de desarrollar asma.

Así que si elige utilizar un humidificador, hágalo con moderación y asegúrese de que los niveles de humedad no suban demasiado. Un higrómetro, que puede encontrar en la mayoría de las ferreterías, puede medir la cantidad de humedad que hay en el aire de su hogar para que pueda consiguientemente ajustar el uso de su humidificador. Algunos humidificadores tienen un higrómetro integrado.

De acuerdo con el Dr. Robert Ivker, antiguo presidente de la American Holistic Medical Association, el nivel ideal de humedad relativa para la salud sinusal es entre el 35 y el 45 por ciento.

6. Esponja de lufa

Una esponja de lufa aporta un ambiente perfecto para que crezcan bacterias, hongos y moho, especialmente cuando se mantiene en los confines cálidos y húmedos de su baño o regadera. Conforme la pasa por su piel, es posible que se infecten las pequeñas heridas (incluso las minúsculas cortadas de navaja para rasurar), lo que puede ocasionar impétigo, foliculitis u otros problemas de la piel.

Si ama su esponja de lufa, elija una hecha con fibra natural, la cual contiene enzimas naturales que inhiben el crecimiento microbiano y reemplácela cada mes. Después de usarla, retuérzala y permita que se seque completamente – y guárdela en un lugar fresco y seco.

7. Licuadora

Las licuadoras son útiles para batir por la mañana sus licuados saludables…pero si no la lava adecuadamente, podría ser un problema. Se ha encontrado que el empaque de la licuadora (el aro de goma que mantiene en su lugar la parte que tiene las cuchillas) está en el tercer lugar de utensilios de cocina con gérmenes y las investigaciones muestran que a menudo alberga salmonela, E. coli, levaduras y moho. La solución es simple – cuando termine de usar su licuadora, asegúrese de desmontarla completamente y de lavar cada parte, incluso el empaque de goma.

8. Instrumentos para el cuidado de las uñas

Las piedras pómez, cortadores de cutícula y otros instrumentos para el cuidado de las uñas albergan bacterias de su piel. Si no los lava, podrían potencialmente causar infecciones de la piel (esto es verdad especialmente si comparte estos instrumentos con amigos o miembros de su familia). Los instrumentos para el cuidado de las uñas deben lavarse con jabón y agua después de cada uso y las piedras pómez deben reemplazarse cada tres o cuatro semanas.

9. Espátula de goma

Se ha encontrado que las espátulas de goma tienen todavía más gérmenes que los empaques de la licuadora y están en el lugar número dos de la lista de artículos con más gérmenes de la cocina. El problema es que la mayoría de las personas no separa la cabeza de la espátula del mango al lavarla, lo que permite que crezca el E. coli, levaduras y moho.

Si su espátula tiene partes, siempre sepárelas y lave cada una por separado. Si no, ponga especial atención a la unión entre la cabeza y el mango cuando la lave.

10. Animales de Peluche

Se sabe que los animales de peluche acumulan ácaros, por lo que son uno de los mayores causantes de alergias al polvo. Si es alérgico, la exposición a ellos puede ocasionar estornudos, moqueo nasal, comezón en los ojos y otros síntomas.

Si su hijo no puede separarse de ellos, disminuya la cantidad de animales de peluche que hay en su cama y guarde el resto sobre una repisa. También puede poner los animales de peluche dentro de una bolsa de plástico y dejarlos en el congelador toda la noche, ya que el frío mata los ácaros.

Por Robert J. Vizcarra Flórez
Lic. Blgo. Ozonoterapeuta
Director del Centro TaOzen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *